martes, 29 de noviembre de 2011

Por qué no nos dejan en paz

Esta mañana me he quedado horrorizada al leer esta noticia:


Sí. Aquí está de nuevo el Aquilino Polaino intentando contaminarnos con su odio infernal hacia lo diferente, concretamente hacia los homosexuales.

Este señor, por llamarle de alguna manera, numerario del Opus Dei, es llevado por el PP al senado para que "ilumine" con su sapiencia al resto de senadores... demostrando una vez más la ignorancia que lo embarga.

Aquí os apunto alguna de sus perlas, a modo de resumen de la noticia del País:

Para Polaino, las causas de la homosexualidad son "un padre hostil, violento, alcohólico o distante; una madre sobreprotectora -más con los niños que con las niñas-, fría, necesitada de afecto; emocionalmente vacía para sus hijas lesbianas". El resultado son niños que "rehúsan los juegos violentos, con ausencia de identificación con sus iguales, ausencia de destrezas motoras para los deportes violentos e incapacidad de defenderse".

Vaya, ahora resulta que si eres niño y no te dedicas a pegar a tus semejantes, a ser agresivo y a escupir por las esquinas no eres un hombre de verdad... eres un mariquita. Me parece de tal aberración, ignorancia, incapacidad de ver más allá de sus propios pensamientos e ideas y de intolerancia que me entran ganas de vomitar, a poder ser encima de la calva (o del silicio) de este "señor". Mi padre no sólo no es alcohólico, sino que es un padre cariñoso y ejemplar, y mi madre siempre me ha querido mucho, me ha cuidado y me ha protegido. Ambos me han tratado con respeto y me han educado de una forma maravillosa, y puedo decir sin duda alguna que mi infancia ha sido feliz. Seguramente Aquilino no pueda decir lo mismo, siempre restringido por las directrices del Opus Dei, coartado, anulado como persona para integrarlo al grupo, con miedo a sentir y a experimentar por el terror a la ira de Dios.

También tienen "fobia social" y, por "lo visto" por este terapeuta, "alrededor de un 30% ha sufrido abusos sexuales". Además, es frecuente la coexistencia con otras enfermedades, aunque ello no implique una relación de causa-efecto, como "depresión grave, trastorno obsesivo compulsivo, suicidio, crisis de ansiedad, elevado consumo de drogas, trastornos de conducta, esquizofrenia y narcisismo patológico", afirmó Polaino. Esta suma de factores tiene su efecto en sus relaciones: "Mayor promiscuidad, inestabilidad y sentimientos crónicos de no ser masculinos"

Después de leer esta sarta de sandeces, sólo me queda pensar que los 160 homosexuales a los que entrevistó para documentar su "experimento" sí que estaban enfermos, pero no por su sexualidad, sino por la vida que han tenido o porque son tan católicos que no pueden soportar ser homosexuales y por eso han ido a pedir ayuda a este "experto".

Si este personaje de verdad conociese a la comunidad homosexual vería que son tan variados y dispares como los heterosexuales, que cada vez los estereotipos están más difuminados y que, al final, cada uno es como es, independientemente de con quien se acuesten.

Pero yo, antes de terminar, quiero dejar una pregunta en el aire. ¿Por qué? Si este señor pertenece al Opus Dei, si veneran a Dios y a Jesucristo y si son tan católicos y tan buenos... ¿por qué están siempre insultando, infravalorando con esa soberbia y ese odio, por qué tienen tanto miedo a lo diferente, por qué tienen que estar siempre pisoteando a los demás e imponiendo sus ideas sobre la moralidad, por qué no nos dejan tranquilos, por qué?

Y otra cosa más... ¿por qué? ¿por qué el PP lleva a este señor al senado? ¿qué quiere demostrar? ¿qué nos quieren obligar a escuchar? ¿por qué no gobiernan para todos y no sólo para unos pocos? ¿por qué tenemos que ser menos que los demás? ¿por qué una pareja heterosexual, sólo por el mero hecho de ser hombre y mujer, tienen más capacidades para ser padres que dos mujeres o dos hombres que desean tener un hijo? ¿quién tiene huevos u ovarios para decirme a la cara que YO no puedo ser una gran madre? ¿quién?

4 comentarios:

Jei dijo...

amén!
a tus palabras, desde luego :)

Anónimo dijo...

Bueno, una persona con pocas luces que le vamos a hacer,pero hay que tener en cuenta que desde hace 6 años que se escribió esto hasta ahora ha llovido bastante sobre todo en la sociedad española.
Existía mucha gente con esas creencias que gracias a dios hoy a madurado y han cambiado esas ideas.

malena dijo...

Yo simplemente no puedo ni pensarlo con claridad, me parece tan terrible, que tengo miedo de los tiempos que nos esperan.
Un besino

techocolatecafe dijo...

ja ja ja ...perdona, pero es que el enrevesamiento de las reflexiones de este lumbrera, es de chiste. No hay por donde coger sus palabras...madre mía. Qué sandeces...No creo que nadie en su sano juicio pueda creer ni una palabra de tanta barbaridad, excepto los miembros del Opus, claro está, que no tienen juicio propio.